Arrugados

Por pintar a pleno sol o en ambiente muy caluroso. Por no dejar el tiempo necesario de secaje entre la aplicación de las manos de pintura. Por usar disolventes muy enérgicos o inadecuados que puedan reblandecer la capa anterior. Por pintar sobre una pintura de muy baja calidad o incompatible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario